LA EDAD DE ORO DE LA DEVOCIÓN 

 

Comenzó pues la nueva era que bien pudiera llamarse la edad de oro de la devoción de la Virgen de Villaviciosa, que comprende principalmente los siglos XVI y XVII. Para confirmarlo, basta decir que fueron 22 las veces que la imagen fue traída de su serrana ermita a la ciudad, celebrándose multitud de fiestas y procesiones en su honor, con motivo de públicas calamidades y graves necesidades.

Después del hurto de Antequera, como es Llamado, la primera traída fue en el ario 1529 y la Ultima en 1698, fecha desde la cual la imagen es custodiada por el Cabildo de la Santa Iglesia Catedral.

Durante este tiempo de todo ha habido en la historia de tan querida imagen desde la suntuosa capilla que lleva su nombre en la Catedral, hasta el sacrílego robo, en 1711, de todas sus alhajas, entre las que figuraba un magnifico pectoral de esmeraldas regalo del Cardenal Salazar, sustituido por otro del entonces Obispo Trinitario Fray Juan de Bonilla y Vargas. 

Grandes y notadas fueron las fiestas hechas en su honor los anos 1733, con motivo de una terrible tempestad, y 1755 con motivo de un espantoso terremoto, a partir del cual, ambos cabildos concurrían el día primero de noviembre de todos los anos, a postrarse de nuevo ante su imagen, que presidía hoy día el altar de la Capilla Mayor de la Catedral.

Volver

Página principal